CERTIFICADO DE RETENCIONES DE IRPF, NECESARIO PARA LA DECLARACIÓN DE LA RENTA

El Certificado de Retenciones de IRPF es un documento necesario para hacer la declaración de
la renta que acredita la cantidad de dinero que ya hemos adelantado a la Agencia Tributaria a
través de las retenciones de IRPF que se realizan en las facturas que emitimos a clientes
durante el año.

¿Para qué te sirve?
Cuando tengas que hacer la declaración de la Renta, tendrás que declarar cuánto IRPF has ido
pagando durante todo el ejercicio anterior. Normalmente, durante el mes de enero de cada
año, la Agencia Tributaria envía a las empresas un documento resumen con las retenciones del
año anterior.

En los Certificados de Retenciones solo aparecen los impuestos abonados por parte del cliente
y no lo que hayas facturado. Si, por ejemplo, tienes un pago pendiente este no aparecerá en el
documento.

Cuando llega la hora de hacer la declaración de la Renta y necesitas recopilar los certificados
de todos los clientes con los que has trabajado hay dos opciones: pedírselo a la persona que te
contrató o pedírselo a la Agencia Tributaria.

Están obligados a entregar el certificado de retenciones:

Las empresas o profesionales que hayan prestado servicios y hayan realizados ingresos a
cuenta. Esto viene recogido en el Reglamento del IRPF en su artículo 108.3:

“El retenedor u obligado a ingresar a cuenta deberá expedir a favor del contribuyente
certificación acreditativa de las retenciones practicadas o de los ingresos a cuenta efectuados,
así como de los restantes datos referentes al contribuyente que deben incluirse en la
declaración anual”.

Igualmente, si has contratado por ejemplo a un autónomo para que te preste un servicio y le
has practicado retención, debes ser tú quien le entregue este certificado.

La obligación de la empresa es entregarle al interesado el certificado original, sellado y
firmado por la persona que lo emite.

El Certificado de Retenciones recoge:

 El importe íntegro de las prestaciones que fiscalmente tienen la naturaleza de las
rentas de trabajo.
 Las retenciones efectuadas sobre esas prestaciones.
 El importe de la retención por alimentos.
 El importe de las deducciones por rentas irregulares.
 El importe de los gastos fiscalmente deducibles.
 Atrasos: cantidades abonadas y correspondientes a ejercicios anteriores.
 Reintegros: cantidades devueltas por los beneficiarios a la Seguridad Social.
 Rentas exentas del impuesto con indicación de la prestación y el importe abonado.

Enviar los Certificados de Retenciones es obligatorio y no hacerlo conlleva sanciones.

Según la ley, si el 5 de abril la empresa o profesional encargado de enviar los certificados no lo
ha hecho, estaría cometiendo una infracción leve que puede ser sancionada con 150€ por cada
certificado no emitido.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *