Cómo complementar tu jubilación y no pasar agobios.

Los propietarios de inmuebles mayores de 65 años pueden convertir una parte del valor de su vivienda en un ingreso vitalicio o temporal sin renunciar a su uso.

La vivienda se mantiene históricamente como la inversión estrella entre los españoles, ya que supone el 70% de sus ahorros. Poniendo el foco en los mayores de 65 años, este colectivo “acumulan en España un ahorro de 600.000 euros en vivienda”.

Si nos centramos en los mayores de 65 años, este colectivo “acumula en España un ahorro de 600.000 euros en vivienda”,      

Parte de la población confía más en la compra de algún inmueble para su alquiler o venta posterior que en los productos financieros configurados para canalizar el ahorro a largo plazo.

La vivienda habitual también puede propiciar unos ingresos adicionales en la jubilación sin renunciar a su uso y propiedad, ya que la hipoteca inversa ofrece una vía para obtener ingresos adicionales en la jubilación.

La hipoteca inversa es un producto financiero que permite al cliente disponer de parte (un tercio es la práctica habitual) del valor de su vivienda utilizando ésta como garantía a cambio de recibir un ingreso en función del valor de este inmueble y de la edad del titular, entre otras cosas.

Bajo estas condiciones, una persona de 75 años y con una vivienda en propiedad valorada en 500.000 euros en una ciudad con más de 45.000 habitantes obtendría un pago único de unos 171.000 euros o una renta mensual garantizada de por vida de 1.005 euros. Si en cambio tienes 85 años y un piso de 300.000 euros, el ingreso ascendería a 131.000 euros y la renta a 1.300 euros.

Esta circunstancia explica que el tipo de interés de la hipoteca inversa (alrededor del 5%) sea superior al de un crédito hipotecario habitual, ya que supone un mayor riesgo para la entidad que presta el dinero, que puede ser un banco o una aseguradora.

La hipoteca inversa permite obtener liquidez sin hacer frente a cuotas de amortización y aplica una reducción del 90% en los aranceles registrales y tiene tratamiento de documentos sin cuantía.

Recomendaciones:

  • Prestar atención especial a si el dinero de la hipoteca inversa se va a recibir como una renta durante toda la vida (lo que obligará a contratar un seguro) o como una renta durante un período de tiempo, o con un solo pago.

 

  • Si el préstamo va a tener algún beneficiario, además del titular del inmueble.

 

  • Al fallecimiento del titular, a los herederos les corresponde tanto la propiedad de la vivienda como la deuda acumulada con la entidad financiera con dos posibles opciones: Puede quedarse con la vivienda para lo que debe liquidar la deuda con la entidad y devolver el dinero prestado.

 

  • Se opta por vender la vivienda el importe de la venta se utilizará para saldar la deuda contraída por los titulares de la hipoteca inversa. Si la cantidad no es suficiente para cubrir la deuda acumulada, la entidad puede instar la venta de otros bienes de la herencia.

Las seis novedades a tener en cuenta antes de firmar una hipoteca en los próximos meses.

El congreso de los diputados dio la semana pasada el visto bueno a la Ley Hipotecaria, la fecha aproximada de su entrada  podría ser en Marzo de 2019.

La nueva norma no tendrá carácter retroactivo de forma general y las personas ya hipotecadas no podrán disfrutar de estas nuevas ventajas. En cambio, si afectará a aquellos contratos celebrados anteriormente si son objeto de novación o de subrogación con posterioridad a su entrada en vigor.

A continuación les mostraremos las 6 novedades que tienen que tener en cuenta:

  1. Mayor protección al usuario.

El cliente podrá disponer de su contrato diez días antes de la firma, el objetivo de esto es que tenga tiempo suficiente para leerlo tranquilamente,  resolver dudas y hablar con la entidad si hay alguna falta de entendimiento.

Con el fin de evitar que se concedan hipotecas a personas que no puedan pagarlas, el banco deberá de evaluar la solvencia del futuro hipotecado.

  1. El papel del notario.

El titular tendrá que acudir al notario un mínimo de dos veces. La primera vez irá sin el representante de la entidad para poder realizar cualquier pregunta que surja sobre los entresijos de su contrato. La segunda vez acudirá con el banco para la firma del contrato hipotecario. Además, el contratante tendrá que responder a un cuestionario para demostrar que conoce la letra pequeña de lo que va a firmar.

  1. Reparto de gastos.

Con la nueva ley, el cliente solo pagará la tasación. El resto de los gastos serán abonados por la banca como la gestoría, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), la notaría y los gastos del registro).

De esta manera, solo tendrá que hacer frente al coste de la tasación que puede rondar entre los 300 y los 600 euros. Además, el cliente podrá elegir libremente a los tasadores que podrán ser personas físicas.

  1. Adiós a las clausulas suelo.

La ley prohíbe las cláusulas suelo y por ello, en las operaciones con un tipo de interés variable no se podrá fijar un límite a la baja del tipo de interés. El fin de esta norma es que el cliente se pueda beneficiar de las caídas del Euribor, aunque el interés mínimo se establecerá en el 0% y nunca podrá ser negativo.

  1. Novedades en las vinculaciones

La nueva norma establece que las entidades no podrán imponer sus productos vinculados, aunque sí estará permitido hacer bonificaciones por los productos que se contraten, como se hace en la actualidad.

  1. Comisión de apertura

La nueva norma no prohíbe el cobro de esta comisión aunque sí establece que esa tasa se devengará una sola vez y englobará la totalidad de los gastos de estudio, tramitación y concesión del préstamo u otros similares.